El Viaje – Capítulo Final

¿Les conté que hacia mucho calor?

Si viajan a la Florida en julio, tengan bien presente que encontrarán el verano en su máxima expresión. No es que no se pueda sobrevivir, pero se van a sofocar un poquito. Con todo y eso ¡Nos fuimos a los parques!.

De hecho los que a mi mas me gustan son los de Universal, pero antes de viajar mapeamos bien el asunto, nos sinceramos y decidimos ir sólo a 2 parques de Disney, porque Mateo está aún pequeño y sabíamos que cuando viera a Micky y compañía sería muy feliz. Y así fue.

El viaje de Miami a Orlando fue tranquilo, pero demoró un poco más de la cuenta porque paramos en varios Service Plaza para que Mateo estirara las piernas y no se aburriera de estar tantas horas de corrido sentado en el auto, además de comprar chucherías para el camino.

Luego de una parada técnica para almorzar en uno de los Premium Outlets –donde, como cada vez que viajamos, terminamos comiendo comida china- nos fuimos al hotel. Nos hospedamos en el Disney’s All-Star Movies Resort, porque queríamos estar rodeados en todo momento de la atmosfera del lugar; si van con niños les recomiendo que se queden en alguno de estos resorts, porque tienen todas las comodidades y la ambientación siempre es divertida para ellos.

Cuando llegamos al counter ¡las Magic Band ya estaban listas!, lo malo es que se me pasó personalizar los colores y nos dieron todas en gris jeje. Sean más inteligentes que yo y pidan que cada una tenga un color divertido. Tanto el check in como el check out fueron muy rápidos, en ese sentido, los procesos de los estadounidenses son bastante eficientes y te permiten ahorrar mucho tiempo.

En lugar de ir a la habitación fuimos derechito a la tienda del hotel y la locura se desató, porque Mateo no paró de abrazar cuantos peluches encontraba. Eso comenzó a pagar el viaje.

IMG_7607

Luego del éxtasis, nos instalamos, nos dimos una buena ducha y volvimos a salir porque teníamos una cena muy importante en el Chef Mickey’s del Disney’s Contemporary Resort. Ese hotel no es temático, pero lo paja es que en el restaurante están dando vueltas Mickey, Minnie, Goofy, Pluto y Donald; ellos se acercan a las mesas y te puedes tomar muchas fotos. El servicio es buffet, no hay tanta variedad como nos gusta a los peruanos, pero lo interesante es el espectáculo. Si piensan ir les recomiendo que reserven con anticipación desde la página web.

Al día siguiente tomamos el servicio de buses del hotel y partimos al primer parque: Animal Kingdom. Lo escogimos porque a Mate le gustan los animales y supusimos que la pasaría bien. Personalmente lo sentí un tanto caótico, no se si por la cantidad de gente que había, por la ambientación o porque no habíamos ido previamente y no tenía mucha referencia de hacia donde ir jeje. Aún así la pasamos bien y el enano no dejó de descubrir cosas nuevas.

Algo que hicimos -y que les recomiendo hacer en la medida de lo posible- fue encontrarnos con una pareja amiga y sus hijas: GOLAZO ¡Ver que no estas solo en la tarea de entretener a un niño no tiene precio! Además Mateo se distrajo muchocon las chicas y pudimos, de alguna manera, estar más relajados.

Cuando van a los parques de Disney tienen la posibilidad de sacar fast pass para tres atracciones en la app móvil, estos te permiten ingresar a las atracciones por una cola especial en determinado horario -con lo que ahorras mucho tiempo, porque en otras ocasiones hemos llegado a hacer filas de 90 minutos- y una vez que utilizas los que sacaste, puedes sacar tres nuevos. El primero que sacamos fue para “It’s Tough to be a Bug”. Mala idea. La atracción es una proyección en 4d, bastante entretenida en realidad, el problema es que cometimos el error de ponerle los lentes 3d a Mateo y en cuanto comenzaron a volar cosas sentí como saltó y se aceleraron sus latidos; de ahí en adelante se quedó inmóvil, no lloró, pero se notaba que estuvo asustado. Obviamente cada niño reacciona de manera diferente, pero creo que debería ser para mayores es 4 años.

Luego de ese primer recuerdo que quedará grabado en su subconsciente y que aflorará, posiblemente, en algún momento de su adolescencia, fuimos a buscar a la pareja de amigos de las que les hablaba y nos dirigimos a “Festival of the Lion King” un musical inspirado en la película. ¿Qué creen? Hicimos la cola y apenas entramos al teatro, Mateo comenzó a llorar. Le explicamos y logramos calmarlo, pero cuando ingresaron los actores volvió el llanto. Al final tuvimos que salir porque, obviamente, no lo iba a disfrutar y era claro que lo de Bug’s lo asustó de verdad.

Pero no todo fue sufrimiento. Lo que sí disfrutó muchísimo fue el Kilimanjaro Safaris porque los animales son un vacilón para él y de paso nosotros pudimos estar un buen rato sentados y tranquilos mientras el auto hacía el recorrido.

El resto del tiempo nos la pasamos dando vueltas y aprovechamos en hacer algo que en anteriores visitas no nos había llamado la atención: tomarnos fotos con cuanto personaje encontráramos.

Ese día terminamos muy cansados y nos fuimos derechito a descansar al hotel.

El segundo día de parques el destino fue Magic Kingdom y como primera actividad nos fuimos derechito a tomarnos foto con Mickey en el Town Square Theater, tomen sus precauciones y saquen fastpass porque la fila para ingresar es bastante larga. La gracia de este Mickey es que habla y mueve la boca, Mateo estaba alucinadazo y como ya iba entendiendo la dinámica de los muñecos, la pasó muy bien.

Seguimos avanzando en el parque y justo llegamos al castillo de Cenicienta en pleno show de Mickey y compañía, finalizando con un musical de Frozen muy entretenido.

IMG_7861

Una atracción a la que ingresamos con algo de temor fue a The Many Adventures of Winnie the Pooh, un paseo inspirado en la película del mismo nombre. Tengo un par de cosas que decir al respecto: En principio que el que diseñó el ride se mandó una alucinada muy brava, con toques de Fantasia y The Wall, porque hay momentos bien psicodélicos. En segundo lugar, hay momentos oscuros y con algunos movimientos bruscos del carrito, que para un adulto pasan desapercibidos, pero para un niño pueden ser todo un tema. Con todo eso y contra todo pronóstico ¡Mateo terminó aplaudiendo al final del paseo y salió feliz! Para rematar la experiencia hicimos nuestra cola para tomarnos foto con Pooh y Tigger. Imaginen qué tan bien resultó el asunto, que ahora es fanático de todos los personajes jajaja.

IMG_7886

Para ese momento el pobre niño ya estaba dormido (en el coche, obviamente) producto de la actividad y el fuerte calor, así que aprovechamos en sentarnos para comer un hot dog y una turkey leg, básica si visitan cualquier parque. Luego comenzamos a dar vueltas y justo se despertó cuando comenzaba uno de los clásicos Parades en los que desfilan carros alegóricos inspirados en películas y tripulados por diferentes personajes de Disney. Con eso completamos la experiencia.

Ese día nos agarró lluvia en el parque y tuvimos que refugiarnos bajo un puesto de comida porque no teníamos paraguas, pero aún así veías a las personas caminando como si nada y de todas maneras fue una locura para Mateo ver caer la lluvia, porque nunca lo había hecho.

Así terminó nuestra primera incursión con hijo en los parques de Disney y puedo decir que ¡SOBREVIVIMOS!

Me despido y les dejo un resumen de datos que creo que les pueden servir:

  • Si van con niños pequeños lleven coche. Pueden comprar alguno barato al llegar allá también, pero consideren que en la espera del Jorge Chávez y en lo que bajan del avión en Miami, lo van a necesitar.
  • En los parques hay “estacionamientos para coches” donde pueden parquearlos para ingresar a atracciones. Pueden dejar sus bolsas y mochilas en ellos y créanme que no pasa nada.
  • Respecto a lo anterior, si dejan el coche en algún lugar que no esté designado y al salir de la atracción no lo encuentran, no se asusten, que seguro el personal del parque lo colocó donde es debido. Eso nos pasó a nosotros jeje.
  • Si visitan los parques en verano pueden comprar unas botellas con spray y ventilador, que de alguna manera ayudan a refrescarse.
  • Ah y no olviden el bloqueador.
  • En los hoteles de Disney venden unos vasos que puedes llenar de gaseosa las veces que quieras en los restaurantes, sin costo adicional, pero OJO, eso no funciona en los parques.
  • Lleven sus tomatodo y llénenlos con agua las veces que necesiten en los dispensadores que se encuentran en todos los parques.
  • Vayan a algún supermercado y compren pan de molde, jamón y queso; para que puedan ir picando y no tengan que comprar comida a cada rato.
  • Si sus hijos no quieren comer y es verano, no los obliguen, piensen que con el calor que hace, lo menos que uno tiene es hambre.
  • En la medida de lo posible realicen reservas con anticipación para los restaurantes que quieran visitar, eso los ayudará a pasear tranquilos con una preocupación menos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s