El Viaje – Nos fuimos y sobrevivimos

Viajar con Mateo ha sido una de las cosas más intensas que he hecho hasta ahora.IMG_7557

¡En serio! seguro me dirán exagerado, luego será peor, espérate a que crezca, etc, etc, pero tengan en cuenta que para un padre primerizo ¡toda nueva experiencia es un big bang!

En fin, esta segunda parte del relato comienza así:

Aeropuerto – Avión – Aeropuerto

Canjeamos los pasajes con kms acumulados, cada uno por su cuenta y luego fuimos a una oficina a comprar el de Mateo, que fue anexado al mío; hasta ahí todo bien.

Los problemas comenzaron cuando tuvimos que hacer check-in. El de mamá fue al toque, pero cuando quise hacer el mío y el del enano se me hizo imposible, sólo saltaba un mensaje de “error comuníquese con el contact center”, así que llamé y cuando parecía que lo iban a solucionar, se cortó la llamada. Segundo paso: fuimos a una oficina … y ¿qué me dijeron? “acá no podemos hacerlo señor, llame al contact center por favor”. REALLY? Llamé y tampoco pudieron, así que tuvimos que llegar al aeropuerto un toque más temprano de lo normal porque “sólo ahí podían solucionarlo”.

Resulta que el problema se originó porque mi pasaje y el de Mateo eran de categorías diferentes ¿? ¡Al final nos dieron asientos contiguos! peeeeeero no canten victoria, porque cuando estábamos en sala de embarque llamaron a mamá para que se acerque al counter … y como supondrán, no fue para ofrecerle un upgrade gratuito a primera clase. Resulta que la cambiaron de asiento para dárselo a una persona que también viajaba con un menor ¿por qué? sencillo: en su ticket figuraba sola -recordemos que Mateo estaba vinculado sólo al mío- y la aerolinea tiene la potestad de reubicar a sus pasajeros como les parezca; finalmente, luego de una larga discusión en counter, tuvimos que negociar entre los pasajeros una vez dentro del avión y pudimos sentarnos juntos. Felizmente para el vuelo de vuelta todo transcurrió con normalidad.IMG_7563

Ya en el aire la ida fue más tranquila que el regreso, pero en general es bien complicado e incómodo viajar con un niño en piernas, porque el pobre se quiere revolcar y estirarse como le de la gana, y la verdad sufre bastante, a pesar de que llevamos su almohada favorita. Obviamente no dormimos nada procurando que Mateo lo hiciera.

Sobre esto último, existen algunas opciones que pueden aliviarte un poco más el vuelo. La primera es comprarle un asiento, pero decidimos aprovechar la “ventaja” de solo pagar impuestos, cosa que ahora cuestionamos mucho jeje. La segunda es comprar espacio extra, eso se hace en el mismo aeropuerto y te pueden ubicar en asientos que están más separados de los de adelante, de manera que puedes estirar las piernas un poco más; cuando quisimos hacerlo no pudimos porque ya los habían tomado. La última opción es comprar asientos en las primeras filas, esas que tienen una pared adelante, porque ahí colocan una especie de cama para el bebé para que pueda dormir más tranquilo; eso tampoco lo encontramos.

Lleven coche, en verdad lo van a necesitar. Nosotros dudabamos si llevarlo o comprar uno bastón allá y felizmente nos decidimos por lo primero, porque desde el Jorge Chávez nos fue de muchísima utilidad. Hacía meses habíamos dejado de usarlo, pero en este viaje le sacamos el jugo e incluso Mateo -que ya no quería saber nada del bendito aparato- terminó pidiendo que lo subieramos.

Miami

Bueno, llegamos a Miami a las 8:30 de la mañana, recogimos el auto y nos fuimos.IMG_7564

Como al día siguiente saldríamos temprano hacia Orlando, nos alojamos en un Courtyard by Marriott que está frente al aeropuerto. Yo contraté en Lima un paquete de megas de Entel por S/.50 soles que tenía validez por un día, básicamente para tener plan de datos por esas primeras horas, hasta que pudiera llegar al T-Mobile más cercano y comprar un chip prepago; así que luego de instalarnos fuimos a conseguirlo.

Compré un chip de US$50 dólares que incluía llamadas ilimitadas dentro del país, mensajes y 10gb de data; más que suficiente para los 7 días que estuvimos allá, porque incluso compartí internet por momentos con mi esposa y creo que no consumimos todo el saldo. Hay también un plan turista por US$30 dólares, pero según me dijeron tenía algunas restricciones.

En todo caso les dejo el link para que chequeen las opciones https://prepaid-phones.t-mobile.com/simply-prepaid

Ese mismo día fuimos al Dolphin Mall para comer algo, dar una vuelta y comprar algunas cosas. El calor estaba muy fuerte, tengan en cuenta que fuimos en julio, que es el tope del verano en Estados Unidos, por eso es importante tomar líquido en todo momento. Otra cosa a tomar en cuenta es que en ese mes están en temporada de lluvias: estás caminando y de la nada arranca el diluvio y empapa todo; por eso es bueno tener impermeables a la mano y un forro para el coche.

¿Han ido a Johnny Rocket’s en Lima? Todo bonito y divertido ¿no? Te saludan al entrar, te bailan, te sonríen y te dicen “chau, chau” al salir; bueno, como nunca habíamos ido a uno en su tierra de origen ¡nos metimos emocionados al del Dolphin pensando que Kevin Arnold saldría a atendernos! … y descubrimos que no hay nada de eso, no es que te traten mal, pero digamos que la cosa es mucho más sobria que acá y la comida me pareció más bien regularona; ahhhhh ¡y la hamburguesa la sirven sin papas fritas! así que tomen sus precauciones si piensan ir.

A eso de las 7:30 regresamos al hotel para descansar y poder despertarnos bien temprano al día siguiente para partir rumbo a Orlando … cosa que obviamente no sucedió, pero eso se los contaré en la tercera y última parte de esta historia.

Stay tuned

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s