La amistad se trabaja

Lograr la escena de este video no ha sido fácil. Y no hablo de la toma, sino de la complicidad que se ve entre estos dos.

Antes de seguir dejen que este Papá con Todo los ponga en contexto: Nico -el schnauzer, no el humano- llegó en diciembre de 2013 a insistencia de mi esposa. Teníamos algo más de un año de casados y nos acabábamos de mudar, a mí no me gustaban los perros y ya no sabía cómo dilatar el asunto; así que, como es casi imposible hacer cambiar de opinión a Vane cuando se le mete algo en la cabeza, terminé por aceptar. La historia completa se las contaré luego, lo importante es que ahora vivo enamorado de mi perro y, obviamente, muero porque mi hijo lo haga también. Ahí viene el asunto.

Acabó el contexto, volvemos al mensaje del vídeo. Luego de enterarnos de la llegada de Mateo, comenzamos a visualizar la que sería nuestra nueva vida y eso incluía la presentación de ambos. Nuestra preocupación no se centraba en el bebé, sino en lo que sentiría Nico al ver que un extraño entraba a su casa para hacer bulla, recibir -robar- atenciones y no irse; por eso nos dedicamos a hacer la tarea y leímos muchos artículos especializados, conversamos con amigos que habían pasado por lo mismo, buscamos blogs con experiencias similares y cuando sentimos que teníamos mapeado el asunto dijimos, ok estamos listos ¡let’s get it on!

Al principio todo bien, logramos que Nico soportara y se acostumbrara al llanto de Mateo, encontramos la manera de darle atención aún cuando no nos dábamos abasto con el bebé, hicimos que lo oliera y lo fuera teniendo cada vez más cerca; es decir, cumplimos con el manual. Mateo por su parte fue creciendo, comenzó a fijar más la mirada y a tener mayor control sobre su cuerpo, se notaba que le llamaba la atención, así que le enseñamos a hacerle cariño y parecía que la película de Hallmark Channel se iba armando. Fue entonces que nos cayó encima la primera #LeccionSobreSerPadre : no puedes hacer un guión y pautear todo lo que sucederá, la vida y la paternidad tiene giros que te rompen el esquema.

A pesar de que Nico fue parte de su vida desde el vientre y que hicimos todo lo posible por que se quieran, no hubo match, sino que Mateo comenzó a rechazarlo … y nuestros corazones se fueron quebrando lentamente. No quería tenerlo cerca, renegaba cuando se nos acercaba en busca de cariño y le pegaba manazos; yo estaba a punto de denunciarlo por maltrato animal.

¿Qué hicimos? Nos armamos de paciencia e hicimos un trabajo sistemático de PR para Nico, lo marketeamos lo mejor que pudimos y conversamos con nuestras familias para que hicieran lo mismo. Como dije al inicio no ha sido fácil, pero va dando sus frutos, Mateo ha comenzado a buscarlo para jugar, lo llama todo el tiempo (le dice gua-guau), cuando hace el recuento de su familia lo menciona y parece que la cosa va fluyendo. Nico por su lado ha sido el mejor perro del mundo, siempre agachó la cabeza, esperó paciente y prefirió alejarse cuando tuvo que hacerlo en lugar de reaccionar de manera agresiva; ahora lo veo feliz cada vez que comparte juego con Mateo. La cosa va por buen camino.

IMG_7125

#PapaConTodo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s